Skip to main content

VACUNA DE LA INFLUENZA: MITOS Y REALIDADES

La influenza, también conocida como la gripe, es una infección respiratoria altamente contagiosa causada por el virus de la influenza. Los síntomas de la gripe incluyen: aparición repentina de fiebre alta, dolores musculares, escalofríos, dolor de garganta, congestión nasal y fatiga. Lo más eficaz que puedes hacer para evitar la influenza es vacunarte cada año. Desafortunadamente, hay bastantes mitos sobre la vacuna de la influenza que hacen que las personas se salten esta importante medida preventiva.

  • Mito 1: Las personas sanas que nunca han tenido influenza no necesitan vacunarse.

    Realidad: Cualquier persona puede contraer la gripe, ya que se contagia fácilmente de persona a persona, generalmente cuando una persona infectada tose o estornuda. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad en adelante se vacunen contra la influenza cada año, con raras excepciones.1

  • Mito 2: La vacuna de la influenza puede darle influenza.

    Realidad: ¿Puede una vacuna ocasionar la gripe? La vacuna de la influenza no puede contagiarle porque solo contiene trozos del virus de la influenza inactivado. Muchas personas confunden los síntomas del resfriado y otras enfermedades con la gripe.1

  • Mito 3: La gripe es como un mal resfriado.

    Realidad: Muchas personas subestiman los riesgos para la salud de la influenza. Cada año, la influenza envía a miles de personas al hospital. Las complicaciones pueden ser potencialmente mortales, especialmente en niños y ancianos. En 2013, el CDC informó que aproximadamente el 90% de los niños que murieron a causa de la influenza no habían sido vacunados.3

  • Mito 4: Las vacunas contra la gripe lo protegen de la gripe durante años.

    Realidad: Solo por haberse vacunado contra la gripe el año pasado no significa que estás protegido este año. Los virus de la gripe cambian de un año a otro, lo que significa que la vacuna de la influenza también debe actualizarse anualmente.2

  • Mito 5: Las vacunas contra la influenza causan autismo.

    Realidad: Las vacunas de dosis única no contienen timerosal, un conservante que contiene mercurio y que ha sido culpado de problemas de salud, incluido el autismo. Numerosos estudios han mostrado que no hay vínculo entre la exposición al timerosal y el autismo.

Puede que también te interese